Ir al contenido principal

Explotación de los recursos naturales o... "El Embudo", un himno

Marcelo Berbel (1925-2003), músico, prolífero escritor, folklorista y poeta de la Patagonia, autor del himno de la Provincia de Neuquén, ha escrito -entre muchas otras cosas- "El Embudo" que hace referencia a la explotación de nuestros recursos naturales y los "beneficios" que éstos traen a sus explotadores…generalmente empresas extranjeras (que responden en buena medida a sus países de orígenes) y que actúan con total libertad (no, mejor dicho, impunidad), amparadas y (no) controladas por varios de los gobiernos provinciales mediante arreglos poco claros como nada beneficiosos para los habitantes de esas regiones y, mucho menos, para nuestra tierra. Y los gobiernos nacionales de turno no fueron ni son ajenos a éstos sucios manejos. Tan sucios y repudiable como la contaminación que genera muchas de las formas utilizadas para la extracción de estos recursos.

León Gieco le puso música a "El Embudo" (Homenaje a la Patagonia) y, en buena medida, lo popularizó. El tema lo incluyó en su album “Orozco” (1997). Tanto por su certera letra como por su imponente música e interpretaciones se convirtió, a mi parecer, en un himno

La interpretación del tema la hacen unos “novatos”, je:

Mercedes Sosa: voz - Ricardo Mollo: voz , guitarra - Gustavo Santoalalla: voz - Iván Noble - Ricardo Iorio: voz - Gustavo "Chizzo" Napoli: voz - León Gieco: voz, cajas - Diego Arnero: bajo - Jorge Araujo: batería - Luis Gurevich: cultrunes.
(Fuente http://www.leongieco.com/Letras/Orozco/El%20embudo.htm).

Ahora abajo pueden conocer la letra…y recomiendo, sin dudar, escuchar el tema. Vale la pena.

“El embudo”, por Macelo Berbel

Venga m' hijo hoy le he de hablar de un tema tan cotidiano, que ni usted ni sus hermanos se han detenido a pensar y eso es por costumbre nomás, por haber nacido aquí, por venir de una raíz marginada de hace tiempo y contemplando en silencio lo que pasa en el país.

Tal vez nunca meditó que usted con esa dos manos asiste a pagos lejanos, dándole luz y calor, que también mueve el motor, que anda el cielo y anda el mar o autopistas de ciudad y las comunicaciones, sin saber por qué razones nada viene y todo va.

Fíjese en el caño aquel, es el famoso oleoducto por donde se van los frutos, como quien dice a granel. Le costará comprender por qué este petróleo nuestro lo industrializan tan lejos y el subproducto después vuelve a su tierra otra vez, sabe Dios por que manejos.

Nuestro gas es entubado en caños de alta presión que llevan calefacción para entibiar otros pagos no se me quede asombrado si le digo que en el gas van muchas cositas más, con variadas propiedades, que enriquecen otros lares y empobrecen los de acá.

Y los parques nacionales parecieran extranjeros porque ahí somos forasteros los nativos y locales y en sus bosques colosales , sucede que en ocasiones se convierten en tizones los leños que nadie saca y andan con bosta de vaca, en los ranchos los fogones.


Y aquellas torres en fila, sujetando el cablerio, se llevan de nuestro ríos lo mejor de la energía, no es una ocurrencia mía, ni lo quiero avergonzar, pero póngase a pensar que pasaría si nos dieran, por todo lo que se llevan, lo justito y nada más.

Seguimos siendo colonia de la gallina de arriba, federalismo mentira, desde que tengo memoria. Allá se inventa la historia, aquí se escribe con sangre, mas vienen de tarde en tarde, en vísperas de elecciones a prometer soluciones que ya no engrupen a nadie.

No hablemos de agua pesada, regalías minerales, nada viene, todo sale, estrujando la ordeñada. La cuestión está estudiada para dejarnos de luto, usando cualquier conducto se llevan hasta la tierra, si nuestro sudor sirviera ya habría algún sudoructo".

Y para seguir leyendo, interiorizándose e indignándose con este grave asunto de la explotación de nuestros recursos naturales pueden ingresar a los siguientes links:

http://www.ecoportal.net/

http://www.parenlosdesmontes.org.ar/

http://www.noalamina.org/

http://www.argenpress.info/notaold.asp?num=010130

http://www.reddeencuentrosocial.org/content/ambiente_sanjuan.php

Comentarios

Entradas populares de este blog

Burzaco. Quinta Rocca. Algunas fotografías recientes.

Para que negarlo, la quinta Rocca es como un imán para mi. Su amplio frente y frondosa arboleda que poco deja ver la gran casona en su interior, me atrapa y despierta en mi mente sin fines de historias.

La quinta Rocca está ubicada en la Av. Espora al 4.200, a metros de la intersección con Av. Monteverde (ruta 4), conocida como la rotonda del vapor.
En este último tiempo la quinta Rocca saltó a la "fama" porque el predio fue comprado en el 2007 por la Municipalidad para construir ahí la futura Universidad de Alte. Brown. Voces a favor como en contra de este proyecto se levantaron luego de conocerse la noticia. Éstas últimas no objetaban la creación de una casa de altos estudios, que bien le viene al partido sino el lugar elegido. Porque la quinta es un gran pulmón verde, que conserva su variedad de arboles y plantas cuyo paisaje fue diseñado, dicen, por el francés Carlos Thays (1849-1934) , el gran paisajista que también diseñó los bosques de Palermo y el Jardín Botánico, …

(Burzaco) Rotonda "El Vapor": De nombres, palmeras y helicópteros.

¿Sabía usted por qué le dicen "El Vapor"?. La licenciada Silvana Rodriguez (citada también en otras entradas anteriores) nos trae la respuesta:

El cruce de las actuales Avenidas Espora y Moteverde, conocido como “Rotonda El Vapor”, tiene una historia interesante. Este cruce es conocido desde principios del siglo XIX, ya que se trata de los caminos más antiguos que tenemos. En ese entonces una de las industrias más importantes eran las graserías, donde se manofacturaba parte del ganado que se carneaba en las estancias mucho más al sur; estas graserías eran conocidas como “vapores”, por las emanaciones de sus chimeneas. Así a principios de 1800 una grasería se instala en las inmediaciones de este cruce y con el tiempo se empezó a conocer como cruce del “vapor”, actualmente “Rotonda El Vapor”. A principios del siglo XX se confunde este nombre, la grasería ya no existía, con El Vapor de la Carrera, barco que cruzaba el Río de la Plata uniendo la ciudad de Buenos Aires con Colonia…