Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Cruzada Por los Pibes. Nueva campaña de Choferes Solidarios de la Línea 266.

Es la campaña que iniciaron los Choferes Solidarios de la línea 266 (Expreso Villa Galicia San José) para la colecta de: *ALIMENTOS NO PERECEDEROS y JUGUETES que serán entregados el día 24 de Diciembre, en el asentamiento 17 de Noviembre, ubicado en el Camino Negro y Canada de Ing. Budge (Campo Tongui).

Con el lema: "Cruzada Por los pibes...juntos podemos llevarle la Navidad" los choferes buscan reunir gran cantidad de elementos -como ya lo hicieron en su primera campaña (mayo 09) a favor del pueblo Mapuche de Neuquén- a los chicos más de 5000 chicos que viven en el asentamiento 17 de Noviembre, en condiciones de extrema pobreza.

Las donaciones se reciben en las terminales de la línea Villa Galicia San José en:

Lómas de Zamora: Alsina 2037, pegado a la estación del Ferrocarril Roca.

Burzaco: Terminal de colectivos Línea 266/510 (Calle Pellegrini, lado Este, Estación Burzaco)

Para retirar donaciones de su domicilio puede llamar al celular: 155-599-5942 de Rubén Fredes.

Colabora: Pa…

Reflexiones de un padre. "El chequeo general".

Finalmente decidí hacerme un chequeo general. Haría unos cinco años no me hacía uno, y la última vez fue cuando me operaron de apendicitis.

Lo estoy haciendo por un centro cardiológico que aparenta ser muy bueno; la doctora no se conformó en los análisis de orina, sangre y electro sino también que me ordenó hacerme una “eco dopler” y también uno electro de fuerza (al proctólogo, gracias al señor, por ahora lo dejamos para más adelante…)

Todavía no fui a verla con todos los resultados de los estudios. Pero si fui a hacerme el electro de fuerza; como ya había contado en una entrada anterior hace bastante tiempo que estoy falto de deporte y con unos cuantos kilos de más. Las únicas actividades físicas que hago es caminar y no lo hago por deporte sino porque no tengo auto. No, bueno, caminar me gusta. Y suelo salir a hacerlo con Abril y Tomás por el barrio los fines de semana. Pero no como caminata deportiva. Gimnasio tengo uno a la vuelta de mi casa pero me aburre olímpicamente. Todavía no…

Mi hija me tuvo al trote...

Este fin de semana, Abril aprendió a andar en bicicleta sin las rueditas. ¡Todo un logro!.

Un logro compartido...porque yo logré bajar un par de kilos (habran sido gramos pero dejenme ilusionarme) ya que, a semejanza de un guardaespalda corriendo a la par del auto del presidente, estaba yo haciendo lo mismo pero junto a la bicicleta de mi hija.

Ahi estaba yo, bastante desacostumbrado al ejercicio físico, trotando y, lo que es más complicando,dandole indicaciones para mantener el equilibrio. O sea, corría y hablaba a la vez. Y el aire que lograba renovar en el trote lo perdía al hablar.

Además, también tenía que ir atento a Tomás -su hermano- que iba con su bicicleta con rueditas apurado y protestando porque lo dejábamos atrás. Y cada tanto, ante una frenada o maniobra brusca de Abril él -que venía embalado- me daba con su rueda delantera de lleno en los tobillos. Una "agradable" sensación, se los aseguro.

Pero el objetivo se cumplió. Ella esta felíz por lo aprendido y yo tan …

Cuando me "robaron" el celular (o no todo es lo que parece).

El hombre que estaba sentado a mi lado en el colectivo 93 se removía en su asiento de forma incómoda. Tanto, que me llamó la atención.

De pronto se levantó y se ubicó adelante, en otro asiento “de dos” junto a otra persona. Giró su cabeza y me observó, no una, sino dos o tres veces. Yo lo miré y pensé: que actitud sospechosa la de este hombre. De haberse cambiado lo lógico, al menos para mí, era pasarse a un asiento, sólo. Entonces llevé la mano a mi cintura para agarrar mi celular y no estaba. Tanteé mis otros bolsillos del traje y no lo sentí. El hombre, nuevamente me miró. Ahí supuse que me habían robado el teléfono, mejor dicho que él me había robado el teléfono. Era un "kyocera" fuera de moda, pero no importa. Era mío. Todos esos movimientos que el hombre había hecho sumado a sus miradas avalaban mis sospechas.

Indignado, pensé en que acción tomar. Y me dije, si le digo algo seguramente va a reaccionar, y lo hará para disimular. Tendré que estar preparado para una escena.…