Ir al contenido principal

Reflexiones de un padre. "El chequeo general".

Finalmente decidí hacerme un chequeo general. Haría unos cinco años no me hacía uno, y la última vez fue cuando me operaron de apendicitis.

Lo estoy haciendo por un centro cardiológico que aparenta ser muy bueno; la doctora no se conformó en los análisis de orina, sangre y electro sino también que me ordenó hacerme una “eco dopler” y también uno electro de fuerza (al proctólogo, gracias al señor, por ahora lo dejamos para más adelante…)

Todavía no fui a verla con todos los resultados de los estudios. Pero si fui a hacerme el electro de fuerza; como ya había contado en una entrada anterior hace bastante tiempo que estoy falto de deporte y con unos cuantos kilos de más. Las únicas actividades físicas que hago es caminar y no lo hago por deporte sino porque no tengo auto. No, bueno, caminar me gusta. Y suelo salir a hacerlo con Abril y Tomás por el barrio los fines de semana. Pero no como caminata deportiva. Gimnasio tengo uno a la vuelta de mi casa pero me aburre olímpicamente. Todavía no estoy decidido que voy a hacer a partir del año que viene. La doctora me aconsejó tenis o golf. Ja, que ilusa ella. Tenis, vaya y pase pero ¿golf?...deporte burgués, diría Chávez. Yo estaba entre el chinchón y el dominó; veré luego cual de los dos es el menos riesgoso…

La prueba del electro de fuerza fue la bicicleta. Yo, que hace años no me subía a una ni como de acompañante. De todas maneras la pude superar dignamente. Pidiendo la hora, claro, pero concluyéndola al fin.

La doctora descubrió que durante la prueba me subía la presión, la mínima. Y anotó “hipertensión arterial”. Entonces me aconsejó ponerme el “aparatito” que te controla la presión ( y los latidos) durante 24 horas. Como un “holter” pero para la presión.

Hoy al mediodía me lo instalaron. Un poco grande a mi gusto: de un lado tengo un aparato del tamaño de los viejos walkman que te hace bastante bulto debajo de la remera al punto que parece que te “afanaste” algo de un negocio. Por eso de regreso a casa evité entrar a uno. Y del otro, cruzando la manguerita por mi cuello-espalada, me pusieron en el brazo izquierda la “cinta de capitán” (un orgullo, para mí) que es la “cosa” que se infla y parece que una mano invisible te presiona el brazo cada cinco u diez minutos. Muy “cómodo”. Con esto estuve andando todo el día.

La técnica que me lo puso me aclaró que podía normalmente con la única condición que cuando el aparatito avisara (con dos pitidos) que va a tomar la presión tengo que detenerme (o sea dejar de hacer lo que estaba haciendo) y esperar a que termine. Si no, no la toma.

Ello implicó que mientras regresaba caminando por la calle principal de Adrogué, por ejemplo, me detuviera repentinamente en la vereda al sentir la presión invisible en mi brazo. Y para disimular me paré frente a una vidriera durante los 30 segundos que dura el control simulando interés en algún producto en exposición que, para mi vergüenza, resultó ser un local de ropa interior femenina.

En Burzaco, me agarró nuevamente en el túnel que cruza la estación y para no entorpecer el paso me puse junto al puesto ambulante mirando con falso interés las toallas y toallones. Muy feos, por cierto. –“Estoy mirando”-fue la clásica respuesta que le ofrecí a la señora que se acercó, supongo yo, entusiasmada pensando que era una venta segura.

Así llegué finalmente a casa. Lo tengo que tener hasta mañana domingo a las 12.30 horas ¿lo aguantaré?

(Escrito el sábado 21/11/09 a las 16,30 h. Hace 4 horas lo tengo puesto).

ADDENDA
Domingo 22 de Noviembre
.

Y aguanté casi hasta el final. A las 11.30 me lo retiré porque no lo soportaba más. No fue cómodo dormir con el aparato. Menos mal que “mágicamente” dejó de hacer los pitidos durante la noche.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Burzaco. Quinta Rocca. Algunas fotografías recientes.

Para que negarlo, la quinta Rocca es como un imán para mi. Su amplio frente y frondosa arboleda que poco deja ver la gran casona en su interior, me atrapa y despierta en mi mente sin fines de historias.

La quinta Rocca está ubicada en la Av. Espora al 4.200, a metros de la intersección con Av. Monteverde (ruta 4), conocida como la rotonda del vapor.
En este último tiempo la quinta Rocca saltó a la "fama" porque el predio fue comprado en el 2007 por la Municipalidad para construir ahí la futura Universidad de Alte. Brown. Voces a favor como en contra de este proyecto se levantaron luego de conocerse la noticia. Éstas últimas no objetaban la creación de una casa de altos estudios, que bien le viene al partido sino el lugar elegido. Porque la quinta es un gran pulmón verde, que conserva su variedad de arboles y plantas cuyo paisaje fue diseñado, dicen, por el francés Carlos Thays (1849-1934) , el gran paisajista que también diseñó los bosques de Palermo y el Jardín Botánico, …

Se viene "Resurrección". Película de terror filmada en Burzaco. Se estrena el 07 de Enero de 2016

Ya les comenté en otra entrada sobre el estreno de esta película. Ahora les cuento de que se trata, y los invito a escuchar una breve entrevista a su director, Gonzalo Calzada. La entrevista se la hice luego de su proyección en un festival internacional de cine de terror (pinchar acá para escucharla con imágenes)


Me gusta el cine de este género, está catalogada como "terror gótico", pero particularmente tenía muchas ganas de verla porque la mayor parte se filmó en la ex quinta Rocca (Burzaco).

Y, como habrán notado por los últimos post, la quinta Rocca es un lugar que, desde que me mudé diez años atrás a Burzaco, me hechizó por su belleza arquitectónica y natural. Confieso además cuando conocí su interior, los llevé a mis hijos para que también la aprecien. Y aproveché la ocasión para grabar algo (lejos muy lejos de algo cercano a un corto, pero al menos nos quedó un lindo recuerdo..."La mansión" y "La mansión 2")

"Resurrección"se estrena el 07…

Juicio por la "Tragedia" ferroviaria de ONCE. Las advertencias no escuchadas.

En el año 2008 los integrantes de los grupos de usuarios del ferrocarril Roca (Pasajeros del Roca, Recuperemos el tren y Sufridos Usuarios del Ex Roca) nos reuníamos con Antonio Luna, en ese entonces, Sub secretario de Transporte Ferroviario (hoy fallecido).

Esa reunión la conseguimos luego de muchas denuncias, reclamos, petitorios mediantes los cuales, desde 2005, se denunciaba, se alertaba de la peligrosa situación del Ferrocarril Roca (en ese entonces operada por Transporte Metropolitano, TMR).

En esas cartas (y por otros tantos medios) denunciábamos el pésimo y riesgoso estado de las formaciones, de las vías y de las señalizaciones. Todo el sistema ferroviario colapsaba. Y nadie hacía nada. Ni desde la Secretaría de Transporte -que lideraba Ricardo Jaime-, ni desde la Subsecretaría, tampoco de la CNRT. Era algo harto conocido por todos, pero nadie buscaba cambiar esa situación.

Desde nuestros grupos de usuarios advertíamos, escribíamos en los volantes, gritábamos en las convocat…