martes, 12 de mayo de 2009

Plaza Japón. ¡Una buena noticia!, pero...

Les adelanto que en la Plaza Japón, una de las plazas por la que efectué -y volqué a este blog-reiterados reclamos, la Municipalidad ha puesto juegos nuevos (en madera) y algunos bancos. Además ha mejorado el mantenimiento del cesped y su limpieza.

Es notable como cambió el movimiento en dicha plaza ante la gran concurrencia de chicos y de la familia, los fines de semanas principalmente. Gente con termo y mate pasan una regia tarde bajo el sol otoñal, mientras los chicos disfrutan del juego nuevo. También hay un playón dónde se puede juegar al futbol y al basquet.

Hoy mucha gente no va a las plazas por la inseguridad. Por este temor han dejado de hacer cosas. Y el miedo es el peor consejero. Nos aisla, nos encierra cada vez más...y cedemos terreno. Y una buena forma de combatir la inseguridad es recuperando los lugares públicos. ¡Salgamos!..recuperemos las plazas!.

Si andan por la zona de Corimayo (Sur de Burzaco), acerquense porque es una hermosa plaza para disfrutar. LLegan desde Av. Espora (altura San Albano), ingresando por la calle P. Podestá (dónde está la estacíón de servicio Shell) y derecho por ésta llegan a la plaza. Además pueden disfrutar de una caminata por el hermoso barrio Corimayo y de su añosa arboleda.




Calle Podestá














Una esquina del barrio, luego de la nevada del 09/07/2007





Pero...

No es que uno sea quejoso porque si y nada me conforme pero convengamos algo. El nuevo juego es muy lindo (los chicos lo disfrutan) y el solo hecho de haberlo instalado cambió la fisonomía de la plaza. Pero, señores de la Municipalidad:

* su calidad para el alto uso que hacen los niños, me permite dudar de su duración;

* es de madera, y habrá que ver como soporta su exposición al sol y las lluvias.

* no es solo ponerlo sino también mantenerlo. Cuestión también de los padres y de los niños el colaborar en su cuidado.

Ya ha ocurrido que los anteriores juegos que se puso durante la administración del intendente Rodriguez eran de pésima calidad; por lo que su frecuente y simple uso terminaron por romper las hamacas, por ejemplo. Los subi y bajas eran pésimos, lo mismo que el tobogán. De todas maneras, éste último fue el que más duró hasta que se partió ( o lo partieron) y manos amigas de lo ajeno se lo llevaron.

Por otra parte, y aquí redoblo mi reclamo. No han arreglado el juego de la foto de abajo. Hace más de cinco años que está así, el peligro por su uso sigue existiendo. ¿Tanto cuesta hacerlo?.