domingo, 16 de agosto de 2015

Burzaco y sus 150 años!. Podría decir...(por Juan Pablo Gómez)

Foto de la antigua estación en 1888. Fuente Blog Daniel Alberto Chiarenza
 
Podría decir que se considera la fundación del pueblo de Burzaco el 18 de agosto de 1865, cuando pasó por primera vez el tren del Ferrocarril del Sud (hoy Roca) en viaje hacia Jeppener, sobre tierras donadas por los hermanos Francisco y Eugenio Burzaco.

Podría decir que era tierras de tamberos, de cultivos de flores y árboles frutales.




Podría decir que tiene una hermosa plaza principal (que se llamaba "Libertad" pero hoy lleva el nombre de "Manuel Belgrano") en cuyo centro se levantó el que es considerado el primer monumento a la Bandera del país; cuya piedra fundamental se puso en el 38 y se inauguró en el 43. Donde una pareja de cóndores, desde los alto, custodian el pabellón Patrio. Una obra conjunta entre Franci
sco Blumetti (constructor) y Claudio Sempere (escultor) y los vecinos, claro.

Podría decir que en esa misma plaza hay una importante variedad de árboles, ejemplares añejos y valiosos donde se destaca el ombú (al que Claudia Piñeiro le dedica unas hermosas líneas en una de sus destacadas novelas*).
Dónde también hay un museo a cielo abierto. Y frente a ésta, respetando la distribución de todo pueblo, se levanta la Iglesia Inmaculada Concepción (1909).
Foto de la inauguración. Febrero 1909. Fuente http://webs.sinectis.com.ar/ndiloren/burzaco/templo.htm

La iglesia en 2015

Podría decir que en Burzaco nacieron, vivieron y aún caminan por sus calles vecinos ilustres que se destacaron (y se destacan) en distintas disciplinas. Hubo un tal vasco Sardina (Gabriel Martiren) que fue conocido como el creador de la paleta (primero con el hueso vacuno luego la hizo de la madera de un cajón de querosen) y que jugaba en la cancha de pelota vasca (en los primeros años del siglo XX) llamada "Republica Gaucha" (Roca 865, frente a la estación). Que años más tarde, en pelota paleta se destacó Nestor Delguy (1920-1992) que jugaba en el Club Social Burzaco y hacía maravillas en torneos y exhibiciones...Que aquí nació Noelia Petti , destacada nadadora. Que otros deportistas destacados fueron Gabriel Fernández (n1976) integrante de "generación dorada" de Basquet, en Atenas 2004. Y del fútbol, se lo puede ver caminando por sus calles al ex defensor de la selección Argentina (Campeón en México 1986), Héctor "negro" Enrique. Que en rugby dos clubes se destacan "San Albano" y "Pucará".

Podría decir que la historia también tiene un lugar. Que Manuel Prado fue un militar que integró el ejercito de Roca, y participó en una de las campañas al "desierto", escribiendo (1907) "La guerra al malón"; tenía una propiedad en Roca y 9 de julio. . Que en estas tierras vivió junto a su esposa, el anarquista italiano Severino Di Giovani quién fue arrestado y fusilado en 1931. Roberto Arlt escribió una crónica sobre su fusilamiento.

Que también la notable escritora Claudia Piñeiro nació (1960) y se crió en nuestra localidad. Ella escribió varias novelas ("Las viudas de los jueves", "Betibú", "Las grietas de Jara", "Tuya", "Una suerte pequeña") pero hay dos en que hace referencia directa a Burzaco ("Elena Sabe" y "Un Comunista en Calzoncillos").






Otro notable es el eximio guitarrista, y vecino de Burzaco, Juan José Domínguez  
Y hubo un recordado personaje, un "loco" lindo que probablemente también construía "castillos en aire", que los hacía seguramente con papel.. Lo recuerdan como el "loco papelito".


EL loco papelito (Héctor Palombi). Fuente foto Blog de Daniel Chiarenza
 Podría decir que Burzaco no solo tiene el primer monumento a la bandera sino también un museo de Bellas Artes que recuerda al escultor Claudio Sempere. Y un monumento al Gaucho. Y que también un barrio se llama igual, y en el nombre de sus calles se homenajean a José Hernádez, Martín Fierro, a la vincha y al chiripá

Se asienta en esta tierra una numerosa e importante colectividad japonesa. Buena parte de ella lo hizo a finales de la década del 40, sin embargo ya en 1910 se había instalado en un campo de Burzaco, K. Ishikawa, dedicándose a la horticultura. Anualmente realizan el MATSURI (fiesta típica) en el campo de deporte del Club Japonés. En homenaje a esta importante colectividad la plaza del barrio Corimayo se llama "Plaza Japón".

Y ya que mencioné el barrio Corimayo, podría decir que los antiguos pobladores eran los árboles frutales, que daban sus frutos a "Dulces Corimayo" (marca conocida de una empresa elaboradora). Y que también en esa zona, había un antiguo campo (Rocca) que tenía 110 hectáreas y que hoy se conservan como en sus orígenes solo unas 20; de las cuales 13 de estas, son parte de la que se conoce como "ex quinta Rocca" un espacio verde de alto valor patrimonial y arboreo que merece ser protegido y conservado. La ex quinta Rocca tiene encanto, tiene misterio tiene belleza natural.


Podría decir que si de quinta se trata también el Dr. Ramón Carrillo elegía Burzaco para descansar, en su hermosa "Villa Antares", en Erezcano y Saavedra (hoy casi abandonada).

Burzaco,  un lugar que, a pesar de su crecimiento poblacional, mantiene su aire pueblerino; que aún conserva parte de su pasado. Un lugar de transición entre pueblo y ciudad hoy cumple 150 años!.

14 -08-2015


Bibliografía consultada:


 
- Historia Popular de Burzaco I - 2009 Autor Chiarenza, Daniel Alberto
- Historia Popular de Burzaco II -2013 Autora Oporto Mónica Liliana
- Blog Daniel Alberto Chiarenza
- Historia de la iglesia de Inmaculada Concepción (Burzaco). Arq. Alberto P. Pagani. En la web
- Una Mirada desde el Sur.
- Libro "Cuando oriente llegó a America". Edición del Banco Interamericano de Desarrollo.

martes, 4 de agosto de 2015

El Ombú de la Plaza Manuel Belgrano (Burzaco). Claudia Piñeiro y uno de los mejores homenajes.

Creo que todo habitante de Alte Brown conoce la plaza Manuel Belgrano, en Burzaco.


El ombú y el monumento a la Bandera, de la plaza Manuel Belgrano
Muchos saben también que allí se levanta, en su centro, el Primer Monumento a la Bandera; de hecho, el 20 de junio el municipio suele festejar aquí el día de nuestra enseña patria (fecha de la muerte de Manuel Belgrano), con desfile incluido.

Sobre la historia de tan emblemático lugar y del monumento, escribí ya hace unos años (2009) en un post anterior (Burzaco. Plaza Manuel Belgrano).   En ese entonces, como podrán ver en el artículo, la renovación de la plaza no se había hecho aún, ya que las obras se realizaron en 2011. Y varias de las cosas que criticaba en el artículo se hicieron en la remodelación, y la plaza quedó muy linda.

También en el mencionado escrito hacía referencia a las esculturas del museo Sempere, que se exponen en la plaza, por lo que es considerada también un "museo a cielo abierto". Y no faltó tampoco mencionar  la calesita de Pechemiel (ver también video-entrevista) y las especies arbóreas. Especialmente el ombú.

Y sobre el ombú me quiero detener. No sé en que año se estima fue plantado, ni por quién (ya lo averiguaré), sin embargo es una especie ya centenaria supongo. Y para muchos ese ombú es un referente del lugar, tanto como el monumento a la Bandera. Y para algunos, aún más. Sin dudas, un testigo de tantos encuentros y desencuentros, besos y juegos. Sus gruesas ramas habrán sido escaladas por miles de niños y niñas.

Y de la notable escritora Claudia Piñeiro leí el que considero uno de los más lindos homenajes hecho a tan noble ejemplar. Y le pedí autorización para publicarlo en este post.


Otra vista del Ombú. Atrás, el monumento a la Bandera.

En la página 41 de su estupenda y emotiva novela "Un comunista en calzoncillos", inspirada en su infancia en nuestra ciudad (1), la escritora -nacida y criada en Burzaco- escribió:

"...Porque para mí lo que definía esa plaza no era el Monumento a la Bandera sino el ombú. Un ombú que estaba más cerca de la Parroquia de la Inmaculada Concepción que de la Escuela Número 3, desde mucho antes de que se pusiera esa piedra fundamental. Nunca vi un ombú semejante en ninguna otra parte del mundo, tampoco después de aquel verano. Sus ramas definían los mejores recorridos para treparse. En su rugosidad y aspereza se notaba la cantidad de años que tenía, y sus hojas eran de un verde mucho más intenso que el de los otros árboles. Uno de sus brazos, el más grande, dibujaba un asiento perfecto. Había que esperar turno par usar ese asiento vivo porque cada chico que se trepaba quería permanecer allí el rato suficiente como para sentirlo suyo. Mientras yo jugaba en el ombú, no era necesario mirar al monumento ni a los cóndores. Ni pensar en la patria, ni en el himno, ni en las batallas, ni en los soldados, ni el temple oculto detrás de las puertas de hierro. Ni siquiera en la bandera.

Mi patria era ésa, el ombú de la plaza."


Otra vista del ombú



El monumento visto desde el Ombú

Otra vista del ombú
"Sus ramas definían los mejores recorridos para treparse" (Claudia Piñeiro)                        


"En su rugosidad y aspereza se notaba la cantidad de años que tenía..".(CP)



Fotos: Juan Pablo Gómez, Mayo 2015.

(1) Editorial Alfaguara, 2013.
* Claudia Piñeiro nació en el Gran Buenos Aires en 1960. Es escritora, dramaturga, guionista de tv y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, teatral y periodística. Es autora de las novelas Las viudas de los jueves, que recibió el Premio Clarín de Novela 2005; Tuya (2005; Alfaguara, 2007); Elena sabe, Premio LiBeraturpreis 2010 (Clarín/Alfaguara, 2007) y Las grietas de Jara, Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010 (Alfaguara, 2009). Ha publicado también los relatos para niños Un ladrón entre nosotros (2005), Premio Iberoamericano Fundalectura-Norma 2005, y Serafín, el escritor y la bruja (2000; Alfaguara, 2011). Su obra de teatro Cuánto vale una heladera fue estrenada en el marco del ciclo Teatro por la Identidad 2004 y publicada por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología. Su drama Un mismo árbol verde ha sido candidato a los premios Florencio Sánchez y María Guerrero, y ganó el premio ACE 2007. Sus obras están siendo traducidas a varias lenguas y son disfrutadas por miles de lectores en distintas partes del mundo. La novela Las viudas de los jueves lleva vendidos cientos de miles de ejemplares y se ha convertido en un clásico popular que además ha sido llevado al cine. Ganadora de los premios: XI Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil 2005 (Colombia) Clarín de novela 2005 por Las viudas de los jueves Sor Juana Inés de la Cruz 2010 por Las grietas de Jara (México) LiBeraturpesis 2010 (Alemania) Fuente biografía: http://www.alfaguara.com/ar/autor/claudia-pineiro-2/