Ir al contenido principal

Carta abierta a Metropolitano.

Burzaco, 16 de mayo de 2007.


La presente carta la escribí el día 9 de mayo de 2007. Y no la había enviado por el correo electrónico a los destinatarios porque estaba haciendo las últimas correcciones.

Una parte de lo que aquí expongo se ha confirmado a través de las declaraciones e imágenes que mostraron los noticieros el día de ayer desde la Estación Plaza Constitución.

No había que ser adivino para prever lo que finalmente terminó por ocurrir. Era cuestión de tiempo. Y así lo manifestaba en la carta.

Ahora lo aquí expresado es de público conocimiento. ¿Había que llegar a esto?....¿siempre hay que esperar que estalle la violencia para que alguien escuche o tome cartas en el asunto?.

La violencia siempre es condenable, pero cabe preguntarse: ¿Qué la desata?...¿ por qué se llega a esto?... la respuesta es simple: por la negligencia, desidia e irresponsabilidad de Metropolitano. Su falta de respeto diaria para con el usuario es un forma de violencia tan condenable como la que provoca destrozos.

A pesar que la pésima situación del servicio volvió a estar en el tapete, decidí difundir igual la presente carta porque, además del incumplimiento en los servicios de trenes por parte del concesionario, hay otras cuestiones que también se tienen que abordar, para no lamentar después.


Burzaco, 9 de mayo de 2007.

CARTA ABIERTA AL CONCESIONARIO DE TRENES "METROPOLITANO"
(Ex Línea Roca).


Sres. Metropolitano.
A quién corresponda:

La verdad es que iba a escribir solamente un correo electrónico a la dirección que se ofrece en la web (http://www.metropolitano.com.ar/), de hecho iban a ser unas breves líneas de queja por haber llegado hoy, una vez más, con 30 minutos de atraso; pero a medida que iba escribiendo me iba extendiendo cada vez más (aunque sé, perfectamente, que me quedaré corto) pero sin dejar de preguntarme si servirá para algo; ¿quién me garantiza que esta carta no va a ir directamente a la papelera de reciclaje?...y como no me gusta perder el tiempo decidí cambiar la modalidad, y escribir una "carta abierta" para que también llegue a otros y el reclamo tenga varios receptores; de esta forma la probabilidad de ser escuchado se multiplica.

Vivo en Burzaco (sur del Gran Buenos Aires), tomo el tren todos los días a la mañana para ir a Plaza Constitución y por la tarde, para regresar a casa. De un tiempo a esta parte (bastante, diría), y prácticamente todos los días, hay problemas (demoras, cancelaciones, etc). Tanto para el servicio eléctrico (el más “moderno”) como para las formaciones diesel.

Nadie ofrece explicaciones...y, últimamente, las demoras no son causadas por accidentes.

Uno arriba a la estación Constitución y, en el sector “informes” sólo entregan el comprobante sin explicación alguna; comprobante, por cierto, que ya no sirve ni como justificación en los respectivos trabajos dado que es tan frecuente el mal funcionamiento, que no hay manera de explicar ante los superiores porque uno llega tarde. Previendo esto, uno tiene que salir al menos media hora antes de su casa pero ¿por qué?...

Imagino que mucha gente pierde el premio por presentismo -o peor aún, en muchos casos también el trabajo- ante la ineficiencia de ustedes.

Las formaciones están cada vez peores. No hay mantenimiento, no hay seguridad...ni elementos de prevención (matafuegos, por solo nombrar uno básico). No hay nada...en una palabra están cobrando por un servicio que ofrecen de forma ineficiente o, a veces directamente, ni ofrecen.

Hoy mientras viajaba y ante las frecuentes detenciones del tren (sin motivos aparente) me preguntaba: ¿por qué ocurre esto?...¿cuales son las causas?... ¿qué problemas hay?. Pero nadie responde.

Un día, señores de Metropolitano, se va a desatar la furia de los usuarios -como ya ha ocurrido en otras oportunidades (ej. el 19/09/06, ver http://www.clarin.com/diario/2006/09/20/um/m-01275336.htm)- y entonces van "escuchar", o simularán hacerlo. Que quede claro algo: no soy partidario de la violencia puesto que esta no conduce a nada. No la comparto en absoluto. Pero, pensaba, un día puede ocurrir ¿y qué papel van a jugar ustedes?...el de víctimas seguramente. Porque ante los destrozos ustedes probablemente cobraran jugosas indemnizaciones "por daños" que, por cierto, jamás van a reparar. Como el techo de la estación en el sector de andenes, por ejemplo. ¿Dónde están los nuevos vidrios que tenían que cambiar?...resulta que ahora hay menos vidrios que antes. Y cuando llueve caminar por el andén es lo mismo que hacerlo por la calle. O, peor, uno tiene que caminar echando cada tanto un vistazo hacia arriba porque en cualquier momento se viene abajo parte del techo. Propuesta: ¿Por qué no hacen techos bajos a lo largo de los andenes?...pueden ser de chapa, armados prolijamente pueden ser una solución al problema mencionado. Seguramente el costo será menor que arreglar todo el techo de la estación...¿o esperan que se caiga como ocurrió no hace mucho con un par de vidrios?..¿ esperan una desgracia para poner manos a la obra? . ¿Dije desgracia?...me equivoqué, porque éste término, generalmente, está asociado con un infortunio pero en este caso no es azar: es lisa y llanamente negligencia y desidia del concesionario.

Y hablando de andenes, también les pregunto: ¿por qué en Constitución hay tantos puestos de venta sobre éstos?. Puesto de ventas que ocupan 1/3 (un tercio) de la plataforma...y no son ambulantes. Son fijos, y tantos estos como los ambulantes seguramente pagan un "alquiler". Y otra vez ¿quién paga las consecuencias?...el usuario, que cuando desciende de las formaciones debe caminar con demasiada lentitud e incomodidad por la presencia de kioscos, despachos de sandwichs, facturas y, otros, de artículos varios. De por si, ya había demora por la presencia de las "vallas" en el sector de los controles.

Un día mientras caminaba por el anden como si estuviera en una procesión, me pregunté: ¿qué ocurriría en caso de emergencia (léase caída de vidrios del techo, el techo mismo, incendio de un tren, etc) y deberíamos evacuar la plataforma?, ¿qué escapatoria tenemos los pasajeros?.

Doy un ejemplo que, ojala, jamás ocurra pero, como hemos visto, no estamos exentos de nada. Y mejor es prevenir que lamentar:

Llega una formación a plaza Constitución. Un tren lleno de pasajeros (seguramente con demora) arriba a la plataforma Nº 3. Normalmente hay otra formación en la Nº 2 esperando la salida, por lo tanto, el anden se convierte en un callejón. No hay forma rápida y segura en caso de tener que evacuar. O vamos hacia el hall central o vamos hacia atrás, hacia las vías. Primera opción, salir hacia el hall central: negocios que entorpecen la evacuación y al momento de llegar hacia las vallas de control la gente se amontonaría de forma peligrosa. Segunda opción: Correr hacia las vías. También con riesgos. Incluso, en el caso de que no haya otro servicio a la espera de salir en la otra plataforma sería igual, porque los andenes son altos, tienen cerca de un metro sesenta de altura (sino más), y no resulta nada fácil saltar a las vías. En la desesperación, habrá quién pretenda hacerlo rápidamente y se lastimará pero ¿qué haría una madre con hijos?...¿una señora embarazada?, ¿ o un señor o señora mayor?, ¿o un discapacitado motriz?.
Pregunto: ¿Dónde están, en la estación Constitución, señaladas las formas y opciones posibles en caso de evacuación?. ¿Existe un plan de evacuación?.

Como primera medida, los andenes tendrían que ser un espacio libre de todo obstáculo. El edificio de la estación es lo suficientemente grande y con muchos locales vacíos para poder ubicar en otro lugar esos puestos.

Éste reclamo lo asenté por escrito en el “Libro de Quejas”, el día 27/04/07, y lleva el Nro. 71196.

Pasemos a los trenes: Están cada vez peor, hay formaciones con menos vagones, puertas que no abren, ventanillas que no cierran, no hay matafuegos (al menos no están visibles) tampoco señalizaciones adecuadas para caso de emergencia...NO HAY NADA, otra vez.

Y eso que estoy hablando únicamente de las formaciones eléctricas. Mejor ni hablar de los viejos trenes diesel. Son una "caja de zapato" que ante un incendio quedan convertidos en un esqueleto de chapa carbonizada.

Señores, señoras, estamos librados a la buena de Dios. O al azar, para el no creyente.

Y ya que mencioné las formaciones diesel, hay tanto para decir que no me quiero extender demasiado por lo que lo resumiré en el siguiente ejemplo: Se están usando los mismos trenes que en la década del cuarenta o cincuenta, cuando la densidad de población -y por ende la cantidad de usuarios- varió notablemente comparado con la actualidad.

Hemos superado el año del 2000. Y hoy, en el 2007, seguimos con los mismos trenes que en 1950: ES INDIGNANTE.

Recuerdo con gracia, que la ciencia ficción de los años 50 imaginaba que en ésta época los autos volarían y el tren, si no lo hacía, al menos viajaría por andenes elevados, con coches modernos y veloces. ¡Qué ilusos!...¡que triste!.

Viajar en el tren a La Plata parece un viaje al pasado: pero en pésimas y peores condiciones. Ni decir del ramal Temperley – Haedo, es viajar en una formación del “viejo oeste” americano.

¿El Estado subsidia a éstas empresas concesionarias de trenes?(*)...me parece que si. Bueno, entonces, es tiempo que esos fondos los inviertan en el servicio.

Claro, habrá muchas excusas para justificar lo injustificable. Más en esta época, que todos argumentan que los costos se han disparado. Es cierto, pero ¿cuánto dinero reciben del Estado?...espero respuesta (*). Y voy con otra propuesta:

Señores de Metropolitanos: intenten ofrecer un buen servicio, y verán que recaudarán más. Incluso manteniendo los costos actuales de los pasajes. Si, si ya sé, ustedes argumentarán que tienen pérdidas, pero, lo que se ve, es que no hacen absolutamente nada para revertirlo. Y no hace falta aumentar la tarifa, simplemente hagan lo que tienen que hacer. Es una ecuación básica: servicio eficiente es igual a gente conforme que paga su boleto.

¿Dónde está la Comisión Nacional de Regulación del Transporte?. ¿Dónde están los organismos de control?. ¿Dónde está el Estado?...

Tantas cosas tengo para continuar diciendo –como seguramente muchos otros usuarios- que la lista sería interminable. Por eso la concluyo acá. Con la esperanza que alguien nos escuche y tome cartas en el asunto. Al menos, me conformo que alguien se de por enterado porque, sospecho, ustedes, los de Metropolitano, no lo harán.

Por ultimo aclaro, para evitar suspicacias, que no estoy en política, ni en gremio alguno. No me mueve ningún interés oculto para escribir esto, solamente, el de un usuario que quiere que las cosas funcionen bien. ¿ Tanto estoy pidiendo?.

Con atenta consideración (lo que ustedes tampoco tienen), lo saluda.

Juan Pablo Gómez
DNI 22.608.727


PD: “Nuestro mayor logro es la confianza de los pasajeros”, dicen en su página Web (http://www.metropolitano.com.ar/), sección “la empresa en datos”. Señores de Metropolitano, les aviso, por si todavía no se dieron cuenta, la confianza la perdieron…
****
Aquí termina la carta

(*) En cuanto a las preguntas sobre el subsidio que recibe Metropolitano de parte de Estado, el diario Clarín del día de hoy (16/05/07) indirectamente me las contestó. Dice el diario en su versión web: "...En 2004, recibió un aporte estatal de $ 160.000 por día. Al año siguiente, cobró unos $ 240.000. En 2006, trepó a casi $ 330.000 diarios. Y en lo que va de 2007, el subsidio representa un desembolso diario de $ 400.000".
(Fuente http://www.clarin.com/diario/2007/05/16/laciudad/h-04002.htm)

Comentarios

Juan Pablo Gómez ha dicho que…
Finalmente, el día 23 de mayo último, el Gobierno quitó la concesión del Ferrocarril Roca y Belgrano Sur a Metropolitano. Ésta, transitoriamente, quedará a cargo de la Unidad de Gestión Operativa (UGOFE), un grupo conformado por Metrovías, Ferrovías, y TBA. Grupo que maneja la línea San Martín, también que fuera quitada en su momento a Metropolitano.

Lamentablemente, la única lectura que se puede hacer de ésta situación es que tuvieron que ocurrir hechos de violencia para que los organismos responsables de controlar y decidir tomaran cartas en el asunto. ¿Por qué no lo hicieron antes?, las quejas por el deficiente servicio eran frecuentes y las pesimas condiciones en las formaciones e infraestructura de las estaciones están, desde hace mucho tiempo, a la vista. De todas formas, aún hay muchas cosas por solucionar, y no únicamente hacer andar al tren.

Que este caso sirva de ejemplo para futuras decisiones. Y los servicios, finalmente, mejoren.
Taio ha dicho que…
Pablo: ni se como llegué hasta tu blog, pero acá estoy. Hasta hace unos meses usaba el ex-Roca desde Quilmes hasta Constitución y viceversa. Considero que te quedás mas que "corto" con tus descripciones. El programa de Marley "Odisea" debería hacerse desde uno de los vagones del tren a las 8:00 a.m., a ver si a alguien le quedan ganas de hacerse el aventurero. Personalmente de lunes a sábado me tomaba el 583 hasta la estación (la linea 583 es a los colectivos lo que el Roca a los trenes), de ahi el tren y de ahí el subte hasta Av. de mayo. Llegaba al laburo no solo tarde, sino con cara de Demonio de Tasmania... por suerte nunca perdí el presentismo, pero si el buen humor que por lo general trato de mantener.
Sabé que no estás solo (lamentablemente) en esta historia. Ojalá la violencia que se generó produzca el cambio que esperamos... personalmente, creo que de haber estado ahí en ese momento, hubiera sido de las primeras en apedrear vagones, aunque detesto la violencia, parece que a estos hijos de su mala madre les hace falta un poco de eso para reaccionar, y ver desde la ventana de sus autos importados con vidrios polarizados que hay una realidad real delante de sus propias caras. Un cariño grande. Naty
Juan Pablo Gómez ha dicho que…
Hola Naty,

Gracias por visitar el blog -aunque más no sea de forma ocasional- y por tomarte la molestia de escribir un comentario.

Ciertamente es indignante el funcionamiento del tren. Yo no suelo viajar en el servicio La Plata vía Quilmes. Si lo hago frecuentemente Bosques - Vía Temperley (dónde me bajo), que en definitiva son los mismos trenes, por ende comprendo perfectamente a que te referís.

Seguramente, te preguntarás porqué pudiendo tomar "el eléctrico" hasta Burzaco -dónde vivo- me tomo "el diesel", que es una "caja de zapato", bueno...porque "el eléctrico" es otra "caja de zapato" un poco más grande pero se viaja tan apretado (o más) que en los viejos trenes. Y prefiero viajar apretado 15 minutos hasta Temperley (sin paradas intermedias) que en el eléctrico que se hace interminable. Luego hago la posta y viajo en el eléctrico dos estaciones o bien, me tomo el colectivo en Temperley hasta casa. ¡Las cosas que tenemos que hacer para tratar de mejorar nuestro regreso!.

Te recomiendo -y a la vez recomiendo a todos los visitantes- que visiten el blog http://pasajerosdelroca.blogspot.com/ ya que ayer me enteré de su existencia. Ellos, por lo que he visto, desde hace un año están reclamando por la mejora del servicio. Sería bueno sumarse para multiplicar las voces. Hay que empezar a comprometerse y a reclamar por nuestros derechos de una vez por todas, para no tener que lamentar hechos violentos. Aunque más condenable, como dije, es el maltrato que durante este tiempo venímos sufriendo de los encargados de brindar el servicio, que resulta otra forma de violencia.

Lo de "Odisea" seguramente algún productor lo está estudiando, ¡pero resulta muy arriesgado y peligroso!. Y este riesgo es tristemente real cuando lo del programa de Marley es un riesgo mentiroso.

Saludos,

Juan Pablo

Entradas populares de este blog

Burzaco. Quinta Rocca. Algunas fotografías recientes.

Para que negarlo, la quinta Rocca es como un imán para mi. Su amplio frente y frondosa arboleda que poco deja ver la gran casona en su interior, me atrapa y despierta en mi mente sin fines de historias.

La quinta Rocca está ubicada en la Av. Espora al 4.200, a metros de la intersección con Av. Monteverde (ruta 4), conocida como la rotonda del vapor.
En este último tiempo la quinta Rocca saltó a la "fama" porque el predio fue comprado en el 2007 por la Municipalidad para construir ahí la futura Universidad de Alte. Brown. Voces a favor como en contra de este proyecto se levantaron luego de conocerse la noticia. Éstas últimas no objetaban la creación de una casa de altos estudios, que bien le viene al partido sino el lugar elegido. Porque la quinta es un gran pulmón verde, que conserva su variedad de arboles y plantas cuyo paisaje fue diseñado, dicen, por el francés Carlos Thays (1849-1934) , el gran paisajista que también diseñó los bosques de Palermo y el Jardín Botánico, …

Se viene "Resurrección". Película de terror filmada en Burzaco. Se estrena el 07 de Enero de 2016

Ya les comenté en otra entrada sobre el estreno de esta película. Ahora les cuento de que se trata, y los invito a escuchar una breve entrevista a su director, Gonzalo Calzada. La entrevista se la hice luego de su proyección en un festival internacional de cine de terror (pinchar acá para escucharla con imágenes)


Me gusta el cine de este género, está catalogada como "terror gótico", pero particularmente tenía muchas ganas de verla porque la mayor parte se filmó en la ex quinta Rocca (Burzaco).

Y, como habrán notado por los últimos post, la quinta Rocca es un lugar que, desde que me mudé diez años atrás a Burzaco, me hechizó por su belleza arquitectónica y natural. Confieso además cuando conocí su interior, los llevé a mis hijos para que también la aprecien. Y aproveché la ocasión para grabar algo (lejos muy lejos de algo cercano a un corto, pero al menos nos quedó un lindo recuerdo..."La mansión" y "La mansión 2")

"Resurrección"se estrena el 07…

Juicio por la "Tragedia" ferroviaria de ONCE. Las advertencias no escuchadas.

En el año 2008 los integrantes de los grupos de usuarios del ferrocarril Roca (Pasajeros del Roca, Recuperemos el tren y Sufridos Usuarios del Ex Roca) nos reuníamos con Antonio Luna, en ese entonces, Sub secretario de Transporte Ferroviario (hoy fallecido).

Esa reunión la conseguimos luego de muchas denuncias, reclamos, petitorios mediantes los cuales, desde 2005, se denunciaba, se alertaba de la peligrosa situación del Ferrocarril Roca (en ese entonces operada por Transporte Metropolitano, TMR).

En esas cartas (y por otros tantos medios) denunciábamos el pésimo y riesgoso estado de las formaciones, de las vías y de las señalizaciones. Todo el sistema ferroviario colapsaba. Y nadie hacía nada. Ni desde la Secretaría de Transporte -que lideraba Ricardo Jaime-, ni desde la Subsecretaría, tampoco de la CNRT. Era algo harto conocido por todos, pero nadie buscaba cambiar esa situación.

Desde nuestros grupos de usuarios advertíamos, escribíamos en los volantes, gritábamos en las convocat…